Calviño anuncia que el Gobierno elevará la previsión de crecimiento del PIB para este año | Economía



La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, en declaraciones a los medios de comunicación en la sede del Ministerio este miércoles. En vídeo, sus declaraciones en Onda Cero. LUCA PIERGOVANNI (EFE) / VÍDEO: EPV

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, anunció este jueves que probablemente revisará al alza la previsión de crecimiento para este año, situada en el 2,2%. El Banco de España ya la elevó al 2,4%. La Comisión la mejoró el miércoles dos décimas, al 2,3%. Y se espera que el FMI la suba a ese entorno. Tras confirmar el INE que la actividad creció un 0,7% en el primer trimestre, el Banco de España pronosticó un 0,6% para el segundo. Y así es difícil que la economía avance menos del 2,3% con la mitad del año ya hecha y el tirón que aportará el buen tiempo.

En una entrevista concedida en Onda Cero, la ministra no precisó en cuánto mejorará la previsión. Si bien todo parece apuntar a que solo será una décima, en línea con lo que podría dar la media de analistas que recoge el panel de Funcas. Pese a la ralentización exterior, la economía está aguantando gracias a la demanda interna y la creación de empleo. Mientras que la industria sufre, los servicios marchan bien. A estas alturas del año, solo una debacle podría hacer descarrilar la actividad, señalan las casas de análisis. En este contexto, Calviño destacó que hay que aprovechar ahora el crecimiento para reducir el déficit y la deuda pública “lo más rápidamente posible”.

Y para ello sería “deseable” tener unos Presupuestos nuevos en 2020. “Yo hubiera querido tener ya unos Presupuestos en 2019, aunque no fue posible”, subrayó. Según explicó la titular de Economía, esos presupuestos deberían responder a la necesidad de bajar el déficit con un modelo fiscal más progresivo y que dote mejor partidas como la ciencia, la investigación o la educación. De hecho, criticó que el anterior Gobierno del PP bajase los impuestos en 15.000 millones, impidiendo un recorte mayor del déficit.

Respecto a la modificación de la reforma laboral de 2012, la ministra reiteró lo dicho en otras ocasiones: hay que “mirar hacia el futuro” y no dedicar “toda la energía política a tejer y destejer”. “Revertir la reforma laboral no va a mejorar las condiciones laborales de los chicos que están trabajando para Deliveroo o Glovo, no va a resolver los retos que nos plantea la digitalización y robotización del empleo”, zanjó. Y afirmó que lo que se necesita es un nuevo Estatuto de los Trabajadores que adapte la normativa al mercado laboral del siglo XXI.

200 de tasa a los bancos por reclamación

El diario Cinco Días informó de que el Gobierno valora cobrar 200 euros a los bancos por cada reclamación que reciban. Este pago serviría para financiar la nueva autoridad que protegerá al cliente financiero. Al ser preguntada por ello, Calviño dijo que “el objetivo es que el ciudadano no tenga que pagar por hacer una reclamación” y que ese desembolso generaría “un incentivo muy potente para que los bancos las resuelvan cuanto antes”. La ministra lamentó que los sistemas de reclamaciones de la CNMV y el Banco de España no sean vinculantes, y que tener que acudir a la justicia hace muy largo y costoso el proceso. “Me da pena que no hayamos podido aprobar la nueva autoridad antes. Es una de las primeras cosas que me gustaría lanzar esta legislatura”, aseguró.

En cuanto a si ha subido el coste de las hipotecas, Calviño señaló que estos contratos son distintos desde la nueva ley, que brinda mayor protección al cliente. Y apuntó que ha contribuido a ello que haya aumentado la proporción de hipotecas a tipo fijo, más caras.

La ministra enfría otra subida fuerte del SMI

Podemos presiona al Gobierno para que suba de nuevo el salario mínimo en 2020. Tras un alza del 22% que lo dejó en 900 euros al mes en 14 pagas, pide que se eleve hasta 1.000 euros. Y los sindicatos también solicitan un repunte, si bien no la han concretado. Procedente del alto funcionariado de Bruselas, Calviño ha ejercido el papel de guardián de la ortodoxia. Y ayer cumplió con su papel. Por una parte, recordó que había llamado a la calma frente a los que habían declarado que la subida del SMI sería “una catástrofe”. “Yo me alegro mucho de que, de momento, en 2019 la marcha del mercado laboral sea tan positiva”, dijo. Pero, por otra parte, enfrió la perspectiva de otra subida igual en 2020: en referencia a la buena marcha del empleo, señaló que “no tiene que llevar a la conclusión de que cualquier subida del SMI no tendría consecuencias, hay que ser prudentes y ver la evolución”.

En estos momentos el empleo se está descelerando más rápido que la economía. Y ello puede obedecer también a otras razones como la incertidumbre global. Por si acaso, la ministra explicó que la promesa del PSOE es situarlo en el 60% del salario medio en la legislatura. Los 900 euros actuales son el 56% del sueldo medio del primer trimestre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *