ING: “Los grandes bancos se quedarán a los pequeños que operan por móvil” | Economía



El consejero delegado de ING en España y Portugal, César González-Bueno, ha celebrado este jueves el 20 cumpleaños del banco en España, donde tiene casi cuatro millones de clientes, a los que ha abonado 4.300 millones en intereses en este tiempo. “Un cliente que haya trabajado con ING desde el inicio se ha ahorrado más de 3.000 euros por comisiones en cuentas y tarjetas”, respecto al coste de otras entidades, según un informe de PwC encargado por ING.

A preguntas de los medios sobre la competencia de los “neobancos” o entidades nuevas que operan por móvil, González-Bueno ha apuntado: “Estas tecnológicas que sí tienen licencia bancaria, requerirán capital, financiación y adaptarse a la regulación, y eso es complicado. Creo que serán adquiridos por los grandes bancos cuando pase un tiempo”. También ha advertido de que las bigtech (grandes empresas tecnológicas), pueden tener una “participación muy relevante” en el sector financiero, con “más peligro” que el de las fintech (pequeñas firmas tecnológicas financieras).

El informe de PwC sobre la contribución del banco a la sociedad en estas dos décadas, destaca que ING ha sido disruptor en el sector bancario porque siempre ha ofrecido mayores rentabilidades al ahorro, unas condiciones de financiación competitivas y una oferta sin comisiones.”No cobrar comisiones a sus clientes ha servido para aumentar la sensibilidad de los consumidores con respecto a las mismas, lo que en ocasiones ha obligado al sector a adaptar su oferta”, indica el informe.

El secreto, sin oficinas y menos gastos

La clave ha sido que ha tenido menos gastos (nació sin oficinas y con una plantilla ajustada), lo que le permitió ofrecer productos sin comisiones y con más intereses que otras entidades. Su cliente objetivo fue el urbano, con formación financiera y que valorara los servicios sin comisiones.

En 1999, cuando inició su camino en España, fue menospreciado por los grandes competidores, convencidos de que su estrategia —decía ser “el otro banco”— no le convertiría nunca en un jugador relevante. De hecho, su primer ejecutivo ha confesado que su objetivo inicial era tener exclusivamente una cuenta remunerada. “Ahí empezaba y acababa el banco. Con el tiempo, nos dimos cuenta de que podíamos crecer y así defendernos mejor de los competidores”, apuntó. Del teléfono pasó a la web, luego al móvil, “utilizado por prácticamente el 100% de los clientes, frente al 44% de media del sector. ING estaba en ese 44% hace 13 años”, según PwC.

Poco a poco, ING fue añadiendo productos de activo y pasivo y ahora la hipoteca naranja y los fondos Inversión Naranja Plus son los productos estrella. Cada año ha crecido en 200.000 clientes netos. ING España nunca ha sido un banco filial sino sucursal de la matriz holandesa, con lo que no ha presentado cuenta de resultados, un hecho por el que ha sido criticado por sus competidores, que han sostenido que perdía dinero durante muchos años. La entidad dice que su rentabilidad sobre capital (ROE) es del 13,1% frente al 7,2% de la media del sector.

González-Bueno ha admitido que uno de los peores momentos fue el 19 de octubre de 2008, cuando ING fue rescatado por el Estado holandés. “Afortunadamente se superó ese trance y el rescate fue rentable para el Gobierno holandés”, ha recordado. También ha descrito media docena de productos que diseñaron pero no tuvieron éxito o, sencillamente, nunca llegaron a sacarlos por falta de aceptación de la clientela. 

González-Bueno ha descartado que la entidad vaya a subir comisiones, y ha dicho: “no está en nuestro código genético”. El consejero delegado de ING España ha asegurado que el banco espera seguir teniendo un crecimiento sostenido de los clientes, que desde que se lanzó la entidad se incrementa en unos 200.000 al año. “Si seguimos haciendo bien las cosas, no hay motivo para pensar que el ritmo no vaya a ser similar”, ha dicho el número dos del banco, que tal ha anunciado que el banco está a punto de entrar en Bizum, la solución de pagos en tiempo real impulsada por la banca.

Preguntado por el objetivo de liderar la producción de hipotecas, ha dicho que mantienen su “ambición de ser los primeros”, aunque no tiene la misma aspiración en el crédito al consumo. Preguntado por cómo afectará al cliente la desaparición de los cajeros del Banco Popular —ING tenía un acuerdo con esta entidad— tras la compra por parte del Santander, ha recordado que ING tiene acuerdos con otras entidades como Bankia, y ha agregado que el efectivo tiene “más pasado que futuro”.

El informe de PwC concluye que, tras estos 20 años en España, el “éxito” de ING se basa en su oferta y en su propuesta centrada en ofrecer una experiencia de cliente diferenciada. Y agrega que más allá de sus productos, ING también ha marcado la diferencia por el canal, ya que apostó por un modelo no presencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *