Detenido un matrimonio acusado de maltratar a su hija por no ponerse el ‘hiyab’ | Sociedad



Una pareja de unos 50 años de nacionalidad guineana ha sido detenida en Palma acusada de presuntos malos tratos a sus cuatro hijos menores de 14 años –tres chicos y una chica- por rechazar vestir de acuerdo a los preceptos del islam y no querer ponerse el hiyab, en el caso de la niña. La pareja fue arrestada el pasado lunes y quedó en libertad provisional tras prestar declaración en el juzgado que investiga el asunto. Los cuatro hermanos, todos menores de 14 años, ingresaron en un centro de acogida gestionado por la Consejería de Asuntos Sociales.

Fuentes cercanas a la investigación explicaron que el pasado mes de mayo el instituto en el que estudiaba la niña de 14 años dio la voz de alarma, después de que una docente viera marcas y lesiones en su espalda. Se activó el protocolo por presuntos malos tratos en el ámbito familiar y los servicios sociales comenzaron una investigación tras dar aviso a la Policía Nacional. La adolescente fue remitida a un ambulatorio donde se confeccionó un parte médico sobre las lesiones que presentaba, que fue remitido a un juzgado para investigar penalmente lo sucedido.

De forma paralela, los servicios sociales se entrevistaron con los cuatro hermanos. Según fuentes cercanas al caso, la niña de 14 años explicó que ella y sus hermanos sufrían malos tratos reiterados por parte de sus padres. La menor confesó que su padre se enfadaba y le pegaba con el cable del cargador del teléfono móvil y con el cinturón porque se negaba a practicar la religión musulmana y a vestir el hiyab. Confesó a los educadores sociales que tenía miedo de ir de viaje a Guinea por si le obligaban a participar en un matrimonio concertado.

Los hermanos varones también reconocieron haber sufrido malos tratos y revelaron que su padre maltrataba a su esposa y que ésta no hacía nada cuando él les pegaba. El expediente fue trasladado a un juzgado que ordenó la detención del matrimonio el pasado lunes. Tras comparecer en sede judicial, el hombre y la mujer fueron puestos en libertad provisional. Los cuatro hermanos han quedado a cargo de un centro de acogida gestionado por los servicios sociales a la espera de que se resuelva la situación administrativa y judicial de sus progenitores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *