El director de ‘Open Arms’ critica la pasividad del Gobierno con los migrantes rescatados por la ONG | España



Migrantes en el Open Arms, este martes. En vídeo: declaraciones del fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps, en la Cadena Ser. FRANCISCO GENTICO VÍDEO: CADENA SER

El director de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps, ha cargado contra Italia y Malta por no querer desembarcar a las 151 personas que rescató el buque de esta organización los pasados 2 y 10 de agosto, pero también contra España por “ponerse de perfil” ante esta situación. En una entrevista en la cadena SER, Camps ha revelado que ha solicitado reunirse hasta en tres ocasiones con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero Moncloa respondió negativamente a todas ellas. “Tendría que haber aceptado tomar un café conmigo. Pero no lo ha hecho. Si España se pone de perfil, nosotros tenemos que buscar ayuda en todas partes. Hemos hablado con Emmanuel Macron y con Angela Merkel”, ha revelado Camps. 

“Cuando somos conscientes de que se incumple el derecho marítimo internacional y lo toleramos, somos cómplices. Si España no denuncia a Italia en el Tribunal Internacional de Derecho del Mar de Hamburgo…”, ha señalado Camps, que ha denunciado así la pasividad del Gobierno con la situación que se vive a bordo del Open Arms. “A veces pienso que tenemos políticos antisistema. Somos las ONG los que cumplimos con el derecho marítimo y hay unos políticos que lo incumplen”, ha denunciado. En ese sentido, y ante las acusaciones de colaborar con las mafias que Italia lanza contra la organización que lidera Camps, este ha respondido: “Nos han dicho tantas cosas… El fiscal antimafia de Italia nos ha investigado dos años, nos acusaba de ser ilegales, de tener contacto con los traficantes. Creo que los Gobiernos están más cerca de ser traficantes que nosotros. Cuando un Gobierno da dinero a otro para que impida la salida de migrantes, cuando acostumbras a un Gobierno por esto y esos dirigentes quieren más dinero, ¿qué hacen?”.

Camps se ha referido así al flujo de dinero de Italia a Libia, y de la situación caótica de este último país. Lo ha hecho lanzando varias preguntas al aire: “¿Quién trafica? ¿Quién modifica los flujos migratorios? ¿Qué es Libia? ¿Hay algún gobierno en Libia? ¿Hay alguien que pueda explicarnos quién es el gobierno de Libia? Hay tres grupos que dicen serlo. Francia defiende a uno e Italia a otro”. El director de Open Arms ha zanjado: “Hablar de nosotros es una cortina de humo”.

“Incomprensible”

“No queremos perjudicar a ningún Gobierno, pero tampoco queremos dejar a la gente morir en el mar. No es responsabilidad del Gobierno español solucionar el tema del Mediterráneo central, pero somos una ONG española. Solo pretendemos que las autoridades vuelvan a hacer lo que dejaron de hacer en el Mediterráneo”, ha añadido Camps, que ha calificado de “incomprensible” que alguien pretenda que el barco se dirija a España, “a 600 millas”, teniendo un puerto cercano “a 28 millas”, en referencia a Italia y Malta.

Además, Camps se ha referido a la situación actual del barco de Open Arms. “Hay 19 personas de la organización a bordo. Hay 2 lavabos. Hay 180 metros cuadrados en cubierta. No hay sombra para todos. Hay discusiones por eso, por la comida, por dormir. Hay que hacerse cargo de la asistencia a muchas personas. Llevan muchos días a bordo. Piensa qué te pasaría a ti si estás en el mar 13 días y tu familia no sabe dónde estás, si estás vivo o muerto. Eso genera mucha ansiedad”, ha descrito Camps, que ha dicho no temer las consecuencias legales de rescatar a personas. “Cuando estás en el mar y ves cómo se hunde una patera con 400 personas y ves cómo se caen muchas de ellas, cómo las mujeres dejan caer a los niños porque no pueden con ellos… tú vas y salvas a la gente. Y te da igual en ese momento una multa de un millón de euros”. 

El director de Open Arms ha advertido que la situación en el barco podría complicarse después de casi dos semanas a la espera de un desembarco. “Prima la salud y la vida de las personas que llevamos a bordo, no solo de los náufragos, sino del capitán y la tripulación… Si estalla un conflicto determinado y nuestra salud corre peligro, tendremos que encerrarnos e ir a puerto”. Es decir, que el barco podría ir a Italia a pesar de las advertencias si se dan determinadas circunstancias. Ante ello, Camps ha admitido que se pueden arriesgar a altas penas de prisión. “Todos sabemos a qué nos exponemos. De la cárcel se sale, del fondo del mar no”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *