Rivera pide a Sánchez por carta una reunión para aplicar el 155 en Cataluña | España



Albert Rivera sí quiere ahora reunirse con Pedro Sánchez. El líder de Ciudadanos ha pedido formalmente este miércoles al presidente del Gobierno en funciones por medio de una carta un encuentro para hablar sobre la aplicación del artículo 155 en Cataluña, que cree que es necesario. Rivera ha “tendido la mano” a Sánchez para esa cita cuanto antes, “esta misma tarde, o mañana”, le ha emplazado desde la tribuna del Congreso. El presidente de Cs, no obstante, no extiende ese ofrecimiento al líder socialista para hablar sobre la investidura: en dos ocasiones, en los últimos meses, se ha negado a reunirse con Sánchez para conversar sobre la gobernabilidad.

Rivera cree que se dan las condiciones para aplicar el artículo 155 en Cataluña, en base a las declaraciones del presidente catalán, Quim Torra, “que llama a la desobediencia” y ha avisado de que no acatará la sentencia del procés, si esta es de condena a los políticos presos. Y pide a Sánchez que acepte reunirse con él para estudiarlo.

En dos ocasiones, en junio y julio pasados, Rivera rechazó reunirse con Sánchez. El líder de Cs no quiso aceptar un encuentro antes de la investidura fallida, cuando fue llamado por el presidente en funciones para hablar sobre cómo desbloquear el país. Argumentó que ya se había reunido otras dos veces con Sánchez, y tenía claro su no a investirlo.  “No tengo nada más que hablar con él”, dijo entonces Rivera.

Ahora, el presidente de Cs pide un encuentro al líder del PSOE, pero solo centrado en el 155, han especificado en el partido. El líder socialista ha contestado en el Pleno al de Cs que si “se vulnera y violenta la Constitución española” el Gobierno consideraría la aplicación del 155, pero ha dado a entender que no es el caso.

Rivera y Sánchez han chocado este miércoles en un áspero enfrentamiento parlamentario, en el que el presidente ha acabado llamando “hipócrita” a Rivera. El líder de Cs ha asegurado por su parte que Sánchez “es un peligro” para el país, ya que “divide” a la sociedad y “criminaliza” a la oposición. La relación entre ambos ha vuelto a revelarse como muy deteriorada.

El Tribunal Constitucional falló el pasado julio que el artículo 155, que permite suspender el autogobierno de una comunidad autónoma, es un “procedimiento excepcional”, que se debe utilizar “para hacer frente a situaciones ante las que no existan otras vías que permitan el cumplimiento de la Constitución y las leyes”. Y, por tanto, “la limitación de la autonomía ha de ser temporal, pues no cabe ni la supresión de la autonomía ni su suspensión indefinida”. Porque, de hacerse, se estarían vulnerando otros principios básicos previstos en la Ley Fundamental: entre ellos, el “derecho a la autonomía”, que “se encuentra así proclamado en el núcleo mismo de la Constitución, junto al principio de unidad y en cuyo seno alcanza su pleno sentido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *