Los partidos ingresarán días antes del 10-N las subvenciones de abril | España



Los partidos políticos están ávidos de fondos y aguardan como el maná la parte de los 38 millones de euros en subvenciones que les corresponden de sus resultados del 28 de abril ante la inminencia de las elecciones de noviembre. El Ministerio del Interior empezó a notificar ayer las cuantías que percibirán entre finales de octubre y principios de noviembre, días antes de las generales del 10-N, las cuartas desde 2015.

El 90% del importe de las subvenciones se abonará en esas fechas —descontando la cantidad que se hubiera adelantado para financiar la campaña, que no puede exceder del 30% del total y se otorga en función de los votos y escaños en las anteriores elecciones—, indican fuentes gubernamentales a EL PAÍS. El 10% restante se retiene hasta que el Tribunal de Cuentas revise y dé por buena la documentación para justificar los gastos remitida por los partidos durante el verano. Un proceso que puede durar años. Para facilitar su cobro, el Tribunal de Cuentas emite previamente un dictamen que permite que los partidos puedan recibir el grueso de las subvenciones.

Una vez que la Subdirección General de Política Interior y Procesos Electorales ha comunicado el importe a cada formación, el siguiente paso es que los partidos constituyan un aval. El abono dependerá de cuándo lo presenten. En el caso de las elecciones europeas del 26 de mayo, Interior prevé su abono en noviembre (aún no ha recibido el informe del Tribunal de Cuentas). Para las subvenciones de las municipales no hay fecha.

La financiación con fondos públicos sigue siendo la principal fuente de ingresos de los partidos. El Estado subvenciona con 21.167,64 euros cada escaño obtenido en el Congreso o el Senado; 0,81 euros por cada voto conseguidos por cada candidatura al Congreso, con la condición de haber obtenido representación parlamentaria; y 0,32 euros por cada voto a cada candidato que hubiera obtenido escaño en el Senado. El Estado también subvenciona a los partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones los gastos electorales originados por el envío directo y personal de sobres y papeletas electorales o de propaganda y publicidad electoral.

El PSOE es el partido que experimentó un mayor aumento en los ingresos derivados de su victoria en las elecciones del 28 de abril. Los socialistas doblaron el dinero de las subvenciones de 2016. Entonces firmaron su peor resultado en unas generales, con 84 diputados y 43 senadores.
Los recursos por el 28-A solo en escaños fueron de 5,1 millones, al pasar a tener 123 diputados y 121 senadores. Por votos en el Parlamento pasaron de 4,3 a 6 millones. El camino del PP fue inverso. Los fondos públicos por los resultados en las generales se desplomaron, pasando de 9,3 a 4,9 millones en el Congreso. En términos absolutos, el más beneficiado fue Vox, que pasó de no obtener ingresos en 2016 a 2,6 millones por sus 24 diputados y 2,6 millones por votos al Parlamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *