Boye tras declarar ante la juez: “Pueden disparar contra mí, pero no encontrarán indicios de criminalidad” | España



Gonzalo Boye, conocido por ser el abogado de Carles Puigdemont, ha declarado este miércoles como imputado por el supuesto intento de blanqueo de cerca de 900.000 euros para el narcotraficante gallego José Ramón Prado Bugallo, alias Sito Miñanco. Boye ha entrado a mediodía en la sede judicial ante una gran expectación mediática para comparecer ante la juez instructora, María Tardón. “Pueden disparar contra mí, pero no van a encontrar ningún indicio de criminalidad”, ha afirmado el letrado a los periodistas a la salida de la Audiencia Nacional, tras una hora de interrogatorio en la que ha negado cualquier irregularidad.

“Hemos venido hoy a clarificar una situación que ya expliqué. Yo no tengo nada que ver con el narcotráfico”, asegura Boye. La juez no le ha impuesto ninguna medida cautelar, pese a que la Fiscalía había solicitado que compareciera cada 15 días en un juzgado para asegurarse de que no se sustrae a la acción de la justicia. “Quiero entender que esta imputación no tiene nada que ver con el hecho de que yo sea el abogado de Puigdemont”, ha apostillado, antes de aclarar que la magistrada sigue la pista a unos pagarés y un contrato privado de crédito que supuestamente sirvieron para blanquear dinero del narcotráfico.

La magistrada Tardón ordenó el lunes varios registros, entre ellos el domicilio y el despacho profesional del abogado. Durante las 15 horas que duró el mismo, los agentes hicieron un volcado del teléfono móvil y del correo electrónico del abogado, según fuentes jurídicas. La investigación se relaciona con los supuestos intentos del letrado de recuperar, con esos pagarés y ante el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac), un total de 889.000 euros intervenidos el 6 de febrero de 2017 en el aeropuerto de Madrid-Barajas y que se hallaron ocultos en el equipaje de cinco ciudadanos que viajaban a Colombia.

La Policía relaciona ese dinero con el narcotraficante Sito Miñanco, detenido a comienzos de 2018 por su implicación en dos alijos de cocaína dentro de la llamada Operación Mito. Boye fue su abogado defensor hasta hace unas semanas. Su despacho también representa en esta causa a varias de las cinco personas que intentaron sacar el dinero y que fueron arrestadas en el mismo operativo policial.

Poco antes de la declaración de Boye, la juez ha tomado declaración también como imputados a los dos empresarios que habían firmado el contrato de crédito que, según la policía, había sido falsificado para intentar recuperar el dinero intervenido en el aeropuerto madrileño. Siempre según estas fuentes, ambos negaron cualquier irregularidad en los documentos mercantiles y aseguraron no conocer a Boye. Esta supuesta operación frustrada de blanqueo —el Sepblac nunca devolvió el dinero intervenido al detectar que el contrato presentado para justificar el origen lícito de fondos ya se había esgrimido en un caso similar en 2015— forma parte de una pieza secreta del sumario contra Sito Miñanco.

Según fuentes de la defensa de Boye, durante el interrogatorio, ha negado haber acompañado a uno de estos empresarios a un notario para intentar validar los documentos, como afirmó en julio pasado M. A. F. S., un ciudadano colombiano que fue detenido en la Operación Mito y que está casado con una de las mujeres a las que se le intervino el dinero cuando intentaban sacarlo de España. El testimonio de este imputado es, según fuentes jurídicas, la piedra angular de la acusación contra Boye. Los investigadores también han hallado entre la documentación que se intervino en 2018 apuntes que señalan al abogado como receptor de 10.000 euros. La defensa de Boye ha asegurado este miércoles que en el interrogatorio no se le ha preguntado por este dinero.

Tras recibir el lunes el apoyo de varios dirigentes independentistas, incluidos el propio Puigdemont y el president Quim Torra, el abogado se pronunció en la madrugada del martes. En Twitter, el letrado se defendió de las acusaciones: “No tenemos relación alguna con el blanqueo de capitales ni con ninguna organización criminal relacionada con el narcotráfico”.

Boye relacionó en la red social la operación dirigida por la Audiencia Nacional con las causas abiertas contra los líderes independentistas. “En ningún caso nos harán retroceder en la defensa de los derechos y libertades de Catalunya. Defendemos, y defenderemos, a los exiliados y presos políticos catalanes, y a quien haga falta, con la misma determinación y convicción que lo hemos hecho hasta ahora”, apostilló Boye, horas antes de ser recibido por Torra en el Palau de la Generalitat.

Boye, abogado de Puigdemont, fugado en Bélgica desde octubre de 2017, y de su sucesor Quim Torra, en la causa contra él por desobediencia, también ha sido representante legal Sito Miñanco. En el sumario de la Operación Mito sobre el conocido narco gallego, al que tuvo acceso EL PAÍS, se describe una reunión en una cafetería de Madrid entre varios de los presuntos integrantes de la trama, a la que se unió Boye. Aunque la policía no pudo captar las conversaciones de dicha cita, los agentes creen —en base a posteriores intervenciones telefónicas— que su objetivo era concretar las acciones para recuperar dichos fondos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *