Patronal y sindicatos de la concertada vasca ponen fin a la huelga de 30 días con un nuevo convenio | Sociedad



Las patronales Kristau Eskola y Aize-Izei, tres de los sindicatos convocantes, ELA, Steilas y CCOO, y el Gobierno vasco han alcanzado este sábado de madrugada un acuerdo en el convenio del sector de la red de enseñanza concertada de iniciativa social que pondrá fin a la huelga de un mes que comenzó el pasado jueves. Poco después de la una de la madrugada ELA anunciaba a través de las redes sociales con la frase “fumata blanca, habemus pactum” que se había alcanzado un pacto que nadie duda de que será ratificado por los trabajadores en asamblea. LAB se ha desmarcado, aunque esté de acuerdo en la mayor parte del contenido, por las formas del sindicato ELA en el último tramo de la negociación.

El pacto garantiza el empleo a todos los profesores y administrativos que pierdan su empleo como consecuencia del cierre de aulas o incluso por el cierre de centros, al ligar un plan para prejubilar parcialmente a la plantilla manteniendo una retribución del 75%, con los compañeros de otros centros que hayan perdido sus puestos por el cierre de sus colegios y que ocuparán las vacantes. La salvedad es que estos últimos se incorporarán a su nuevo puesto dejado por los prejubilados con una jornada del 100% y con contrato indefinido.

El mediador del Consejo de Relaciones Laborales (CRL), Iñaki Varas, reunió ayer por la tarde en el CRL a todas las partes, que no se levantaron hasta que cerraron un acuerdo. Un portavoz de CCOO calificó el acuerdo de “buenísimo” porque recoge las reivindicaciones de los trabajadores “prácticamente en su totalidad”.

El acuerdo incluye también mejoras para los colectivos más precarizados del sector, un contrato relevo “en las mejores condiciones” y una subida salarial “generalizada”, tras renunciar la patronal a ligar las tablas salariales a la financiación pública, según el portavoz sindical. En este campo el aumento de sueldo inmediato será del IPC más cuatro puntos, y lo asumirán los colegios. Es decir, no estará vinculado a la financiación pública. Los docentes verán cómo su nómina recupera el incremento del IPC más cuatro puntos antes de que finalice el año, y los atrasos pendientes de los pasados ejercicios se les abonarán a partir de 2020. Los sindicatos estiman que han perdido cerca de un 13% en los 10 años sin convenio.

La viceconsejera de Administración y Servicios del Departamento de Educación, Olatz Garamendi, que asistió al encuentro, se ha felicitado porque “los niños podrán ir a clase con absoluta normalidad a partir del lunes”, y destacó que “ha dado sus frutos” la propuesta del Gobierno Vasco de recolocación y rejuvenecimiento de las plantillas. LAB ha criticado que “solo ELA ha participado en las negociaciones con el Gobierno y la patronal, el resto de los sindicatos no hemos visto ninguna propuesta hasta el último momento y tampoco hemos tenido opción de reunirnos en un marco en común con todas las partes”.

Unos 9.000 trabajadores estaban llamados a la huelga de un mes de duración, que habría afectado en mayor o menor medida a más de 100.000 alumnos. Este viernes se cumplió la segunda jornada de la huelga, secundada por el 75% de los trabajadores, según los sindicatos, aunque la patronal Kristau Eskola rebajó ese porcentaje hasta el 16%. Tras una década sin actualizar el convenio, y tras 27 jornadas de huelga desde 2017, 24 de las cuales pararon los centros el último curso 2018-2019, los sindicatos convocaron un mes de huelga para lograr  sentarse con la patronal de los centros concertados y con el Gobierno vasco y, conseguir, tras dos jornadas, un acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *