Una nueva tecnología pretende transformar el cáncer de pulmón en una enfermedad crónica | Ciencia



La Fundación Fero también ha premiado una investigación “disruptiva” liderada por Roger Gomis, del Institut de Recerca Biomèdica (IRB) Barcelona, sobre cómo se origina la metástasis de cáncer de mama de tipo luminal en los huesos.

“Hasta ahora, se había asociado a las células que ayudan a degradar y reparar el hueso, pero hemos demostrado una relación entre las células tumorales y las que componen la médula del hueso”, ha dicho Gomis en una entrevista de Europa Press.

“Somos los primeros que intentamos entender cómo se produce esta comunicación” entre las células cancerígenas y las de los huesos, tras detectar que, cuando hacen crecer las células en un modelo de laboratorio –ratones a los que se ha implantado células humanas–, las células tumorales crecen más rápido y de forma más agresiva.

El 15% de pacientes con este cáncer sufre metástasis, que en el 70% se origina en los huesos y después va a otros órganos, donde los oncólogos pueden aminorar los síntomas pero no curar: “Si entendemos cómo hablan las células tumorales con su entorno para crecer de forma tan agresiva, podremos ser capaces de cortar la comunicación” y evitar la metástasis desde el inicio.

La investigación, que se centra en los fibroblastos de las células MSC que están en el hueso, puede abrir camino para intervenir en pacientes con fármacos, que en este caso sería biológicos (como anticuerpos), y hacia una medicina personalizada, ha explicado el líder del trabajo.

Fundación Fero

La Fundación Fero ha celebrado este lunes su décimo aniversario y es la sexta vez que elige Madrid para el acto. La institución española privada fue fundada por el Doctor Josep Baselga y se dedicada a la investigación oncológica.

El objetivo de la fundación es involucrar a la sociedad en la investigación y dar visibilidad a los proyectos científicos. La fundación ha invertido 14 millones de euros y ha financiado más de 80 proyectos. Además, ha ofrecido 18 becas de 80.000 euros cada una para promover y apoyar las investigaciones de los jóvenes.

Las becas permiten continuar durante dos años los estudios, de tipo traslacional –buscan conectar la investigación básica con la clínica–, a quienes se han distinguido por basarse en una “tecnología pionera de investigación”, ha explicado la entidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *