La inteligencia artificial ayuda a prevenir suicidios en China | Innovación



El suicidio es una de las principales causas de muerte entre los jóvenes chinos. Con la idea de combatir un problema de grandes dimensiones en el país asiático, Huang Zhiseng, investigador de inteligencia artificial de la Universidad Libre de Ámsterdam, ha desarrollado Tree Hole Rescue, un software que rastrea las redes sociales en busca de mensajes con tendencias suicidas y alerta a una red de voluntarios que intervienen en los casos más graves.

La plataforma utiliza un algoritmo de inteligencia artificial que asigna a cada comentario en Weibo, una de las plataformas de redes sociales más populares del país, una puntuación del uno al 10 en función del riesgo de suicidio que percibe en las palabras utilizadas. Después, genera un informe con aquellos mensajes que superan el nivel 6.

En los casos más graves, los voluntarios del programa contactan con la policía o con la familia y amigos de la persona deprimida para evitar el peor escenario. Según admite su impulsor al portal de contenidos sobre China Sixth Tone, el 82% de los comentarios que el programa cataloga como peligrosos son planes reales sobre suicidio. De acuerdo con los datos del sistema, la mayoría de los usuarios que publica mensajes suicidas son mujeres de 18 a 23 años que sufren acoso, una fuerte presión en sus estudios o problemas sentimentales.

La BBC recuerda la primera operación de rescate efectuado gracias a la plataforma, el 29 de abril de 2018. Una estudiante universitaria de 22 años de la provincia de Shandong, al norte de China, publicó en sus redes sociales que planeaba suicidarse en los próximos días. Alertado por Tree Hole Rescue, un voluntario de la Academia de Ciencias china encontró el teléfono de uno de los amigos de la joven a partir de otros mensajes publicados en la red social y consiguió contactar con ella.

“Le envié un mensaje esa misma noche y le dije que podía recogerla”, confesó el voluntario a la cadena británica. “Me agregó a WeChat —una red social que, salvando ciertas diferencias, es el equivalente a WhatsApp en China—, estuvimos hablando y gradualmente se calmó”. A partir de entonces, varios voluntarios le hacían un seguimiento para asegurarse de que iba mejorando anímicamente y le compraban un ramo de flores todas las semanas a través de internet.

Al poco tiempo, la red de voluntarios en torno a la plataforma ayudó a rescatar a un hombre que había intentado saltar de un puente y salvó a una mujer que había intentado suicidarse después de ser abusada sexualmente. En el cerca de un año y medio que lleva funcionando este software, en torno a 600 voluntarios —entre ellos expertos como psiquiatras y otros profesionales con vocación de ayudar a gente con depresión— lo han utilizado para ayudar a salvar a cerca de 700 personas; una media de 10 rescates a la semana.

La iniciativa de Tree Hole Rescue puede ayudar a que algunas personas abandonen sus pensamientos suicidas, aunque, en muchos casos, solo lo hacen de manera puntual y requieren de un compromiso a largo plazo por parte de los voluntarios, que siguen en contacto con ellos para evitar que vuelvan a intentarlo en el futuro.

La iniciativa sigue una línea abierta por grandes plataformas occidentales como Google, Instagram o Facebook para mejorar la salud mental de sus usuarios. Tal y como hemos contado en EL PAÍS Retina, en 2017, esta última compañía empezó a utilizar sistemas de inteligencia artificial para identificar a los usuarios que pudieran expresar alguna tendencia suicida y alertar a su equipo humano para que puedan sugerirle formas de buscar ayuda como asociaciones, teléfonos de emergencias o ayuda profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *