El Rey advierte de que ninguna frontera protege contra el cambio climático | Sociedad



“Nosotros no podemos, no debemos fallar a la hora de proporcionar una respuesta efectiva, ambiciosa y multilateral al mayor peligro medioambiental, social y económico al que se enfrenta la raza humana y el planeta en su conjunto”. Felipe VI ha instado este lunes a los jefes de las más de cien delegaciones asistentes a la COP25 —entre ellos, casi una treintena de jefe de Estado y Gobierno y responsables de organizaciones internacionales— a aprovechar la cita de Madrid para avanzar en la implementación del acuerdo de París contra el calentamiento global.

El Rey no ha intervenido en la inauguración de la COP25 (la Reina presidirá el martes un debate sectorial) pero ha recibido en el Palacio Real a los más destacados asistentes (incluidos los máximos responsables de empresas como Iberdorla, Acciona o BBVA), ante quienes ha recordado que “ninguna frontera puede protegernos de los efectos del cambio climático. No podemos retrasar estas decisiones”, ha advertido en un discurso pronunciado, salvo el saludo inicial, en inglés, “Debemos actuar con liderazgo y resolución. Sí, todavía tenemos tiempo”, ha insistio, “pero no hay tiempo para vacilaciones; sí, hay esperanza, pero también mucho trabajo por hacer, y probablemente lleve generaciones completarlo”.

Felipe VI ha hecho suyo el consenso científico y político sobre el cambio climático —solo cuestionado, a nivel internacional, por Trump y Bolsonaro; y, a nivel español, por Vox— para subrayar: “Sabemos, porque tenemos rigurosas evidencias basadas en datos, que la gente más vulnerable es la más duramente golpeada por el calentamiento global, agravando los riesgos y la desigualdad social, la pobreza y el hambre. Es más, somos altamente conscientes de que está desencadenando tensiones en torno al acceso a recursos básicos como el gua, los alimentos, la tierra y la energía; así como desplazamientos migratorios a gran escala”. El Rey ha subrayado que hablaba en nombre del Gobierno cuando ha dicho que la respuesta a este desafío pasa por más solidaridad y por un plan que incluya una “redistribución adecuada y aceptable de los costes” de la transición a una economía libre de carbono.

En la sala de columnas, la misma donde se firmó el ingreso de España en la UE en 1985, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha agradecido al Rey la hospitalidad española y ha elogiado la “organización absolutamente impecable” de la cumbre, que se ha prepardo en menos de un mes, después de que Chile renunciara a albergarla. Ya se sabía que los españoles son buenos improvisando, pero ahora seha demostrado que también lo son organizando, ha agregado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *