Una falsa revista de moda ayudó a que 24 víctimas de violencia machista denunciaran | Comunidad Valenciana



Una falsa revista femenina camuflaba una guía contra el maltrato. Ese ha sido el método nada ortodoxo con el que el municipio de Dénia ha logrado destapar nuevos casos de violencia machista. 70 ejemplares de esta falsa revista de moda y viajes han circulado durante casi dos años por 18 establecimientos frecuentados por mujeres del municipio alicantino, que han servido para que 24 mujeres que nunca habían denunciado, pidiesen ayuda.

No era una publicación más: un reportaje de cómo triunfar en Instagram enseñaba en realidad a averiguar si eran vigiladas en redes sociales por sus parejas y cómo evitarlo; otro artículo dedicado a los 10 mejores destinos para escapadas aconsejaba cómo irse de casa en caso de peligro; y la entrevista a una conocida escondía en realidad testimonios de otras víctimas que rompieron las cadenas. Y así el resto de páginas de una revista de la que a estas alturas no queda ni rastro.   

La Policía Local de Denia y su unidad contra la violencia de género, Artemis, han presentado esta semana, con motivo del día internacional contra la violencia de género, los resultados de una experiencia piloto que se ha mantenido secreta hasta ahora por seguridad de las víctimas.

Eva Gadea, coordinadora de la Unidad Artemis, explica que los folletos informativos contra el maltrato no funcionan porque, a diferencia de las llamadas al 016, dejan un rastro. “Las mujeres nos los cogen por miedo a llevárselos a casa y que el agresor las descubra y tome represalias. O sencillamente porque no son conscientes de que son víctimas”.  

El Ayuntamiento encargó a la agencia creativa Sapristi el diseño de un cartel para el día internacional contra la violencia de género y los creativos dieron con un formato diferente. Propusieron una publicación que formalmente parecía una revista de moda pero contenía en el interior información de donde acudir, teléfonos útiles y otros consejos. “Era un formato con más posibilidades que los folletos al uso”, explica Alfred Pavia, director creativo de la agencia. 

Un total de 24 mujeres llamaron a Artemis en algo más de año y medio que duró la experiencia. dos presentaron denuncia y el resto las derivaron al Centro de la Mujer para que las ayudaran a salir del ciclo de violencia. “Al final lo que pretendemos ya no es solo las denuncias, que también, sino que las mujeres sean conscientes del problema y pongan medidas”, explica Gadea. La víctimas no identifican el maltrato psicológico con gestos cotidianos de parte de su pareja, como es que les controlen el teléfono móvil o les digan cómo pueden o no vestirse, gestos cada vez más frecuente entre adolescentes.

Muchas de las personas implicadas en hacer más grande esta experiencia han trabajado gratis en un proyecto que comenzó hace cuatro años. Es una iniciativa singular pero ha habido otras con objetivo parecido, como la que se hizo en Brasil, donde se hizo una campaña para detectar moratones en la piel y se formó a tatuadores, profesionales que están a un palmo de la piel, lo que ayudó a identificar a posibles casos de maltrato.

José Martínez Espasa, comisario jefe de la Policía Local de Dénia, añade que la idea surgió al hilo de la detección de nuevos casos, o bien porque no son del todo conscientes de que sufren violencia de género o no la habian exteriorizado. “Queriamos mostrarles que había recursos a su disposición y que entrar en el circuito de ayuda y asistencia no era difícil”, afirma.  

La gran acogida de la iniciativa ha permitido seguir con el proyecto ampliando el número y el tipo de establecimientos dispuestos a colaborar con esta causa. Eso sí, el diseño de la revista se ha modificado por completo para seguir garantizando la seguridad de las víctimas. Además, la Unidad Artemis ha presentado el proyecto a comisarías de otras localidades, que ya han mostrado interés en implementarlo ante los buenos resultados obtenidos.

El proyecto, liderado por la Concejalía de Protección Ciudadana, quería llegar a las víctimas, facilitarles información, y sobre todo, favorecer la denuncia dado que el 80% de las mujeres asesinadas no habían denunciado previamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *