Los científicos achacan el suspenso del informe PISA a la poca especialización docente en Primaria | Ciencia



España suspende en Matemáticas y Ciencias con unas notas parecidas a Hungría y Lituania. El informe publicado este martes por la OCDE recoge los resultados de 32 millones de adolescentes de todo el mundo y sitúa al país por debajo de la media internacional. Aunque Madrid piensa que “todo está contaminado”, la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), que representa a 82 sociedades científicas y 40.000 científicos, ubica el problema en la ausencia de formación científica en la escuela primaria y en la falta de especialización del profesorado que conlleva a un claro desinterés del alumnado. 

Tenemos que amueblar las cabezas de los niños desde el principio y así mejorar la cultura científica en general y la de los profesores de primaria en particular

Los científicos aseguran que es necesaria una aproximación práctica en la enseñanza, pero que también es esencial que los alumnos, a edad temprana, adquieran las habilidades necesarias en tecnologías emergentes para ser competitivos en el mercado laboral del futuro. Para ello, la institución ha creado el proyecto ACIERTAS (Aprendizaje de las Ciencias por Indagación En Redes Transversales Colaborativas) para elevar el bajo nivel de cultura científica de los alumnos españoles y ofrecer a los docentes nuevos recursos de enseñanza. 

Paloma Fernández, portavoz del proyecto ACIERTAS de la COSCE, insiste en que mejorar la educación primaria es la clave. Según cuenta, el profesorado no está suficientemente cualificado y, además, le tiene miedo a las ciencias. “No tenemos una buena formación de profesores en comparación con otros países”, explica. “Muchos docentes no son expertos en la materia y, debido a la escasa especialización, nace un fuerte desinterés del alumnado al llegar a 4º de la ESO”, desarrolla.

Otro de los posibles culpables de este suspenso del informe PISA que denuncia la comunidad científica es la rigidez de los programas españoles. “Si miramos en Finlandia, fomentan el descubrimiento y la innovación y ponen sus estándares muy altos. Tendríamos que tomar ejemplo”, añade Fernández. Por lo tanto, hay que ir más allá y ver lo que está pasando desde el origen. “Tenemos que amueblar las cabezas de los niños desde el principio y así mejorar la cultura científica en general y la de los profesores de primaria en particular”, insiste la experta. Según reitera, es imprescindible repasar los escenarios de enseñanza y el acceso del profesorado, modernizar los esquemas y apostar por la innovación.

Es imprescindible repasar los escenarios de enseñanza y el acceso del profesorado, modernizar los esquemas y apostar por la innovación

Esperando que esto ocurra y para paliar el problema, la COSCE impulsa una red de docentes de primaria que facilite introducir en sus aulas las ciencias más actuales y ofrece recursos en áreas como la biología molecular, la robótica o la realidad virtual. La iniciativa nace este año por la preocupación de la comunidad científica por la escasa percepción social de la ciencia y el bajo nivel de cultura científica. El responsable de la COSCE, Rodríguez Espinosa, destaca aún así que los profesores están haciendo “actividades extraordinarias” para solventar esta carencia a pesar de que “en ocasiones cuentan con recursos muy limitados”.

El proyecto de Fernández da acceso a expertos y a recursos científicos y facilita a los profesores de ciencia y matemáticas la posibilidad de compartir recursos científicos y experiencias vividas en las aulas. El objetivo principal es poner en valor el potencial innovador de las clases con una colaboración general en pequeños grupos y mediante una red social digital. La iniciativa cuenta con la financiación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y tiene como base una red colaborativa de más de 400 docentes de toda España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *