Talento Humano

Pedro Andrés Rojas Chirinos nos explica que esta gestión hace referencia a todos los procesos que intervienen en los recursos humanos, es decir, aquellos integrados y diseñados para atraer, desarrollar, motivar y retener a los profesionales de una organización. Esta misión de atraer a profesionales a la empresa ha sido la función principal del departamento de recursos humanos. Sin embargo, ahora la misión central se basa en retener el talento. Esto es debido a la creciente importancia que han desarrollado en el entorno de las organizaciones y el mundo empresarial.

Es importante saber que el departamento de recursos humanos no debe ser considerado como el actor del proceso de contratación y pagos de salarios. Sino que se tiene que contemplar como una pieza clave dentro de la organización es responsable de las personas. Son el motor de llevar a cabo las acciones estratégicas de captación y retención de los recursos, la implantación de nuevos procesos de gestión de talento que conlleva una serie de funciones y procesos de vital importancia. En cuanto a la formación empresarial, es uno de los puntos esenciales que la empresa cuente con un programa de aprendizaje y formación continuo. Esto permite fortalecer las competencias de los empleados. Y de esta manera, se forjan conocimientos mientras que paralelamente se crea talento en la organización, nos cuenta Pedro Andrés Rojas Chirinos.

La pérdida de un profesional cualificado, y bueno en lo que hace, supone un coste que no solo se refleja en la pérdida de conocimientos. Esta pérdida tiene también su reflejo en la productividad del nuevo candidato. Este nuevo ingreso supone una ralentización del resto de miembros del equipo.

En cuanto a la selección de talento, se eligen a aquellas personas que se postulan como idóneos, es decir, que poseen las competencias necesarias para el puesto. Este debe especificar los conocimientos, capacidades y habilidades requeridas.

Su desarrollo constituye uno de los puntos clave en la empresa. Puesto que permite mejorar el potencial de las personas en base a las competencias. Es necesario proporcionar el seguimiento del empleado, también se debe evaluar el desempeño, que es uno de los elementos clave de todo el proceso. Este permite que se verifique el desarrollo de las competencias del personal, permite identificar las debilidades y oportunidades de los miembros del equipo. Y, así, desarrollar un proceso de retroalimentación que permita implantar programas de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *