El detenido por la desaparición de Marta Calvo participará en la reconstrucción de los hechos | Sociedad



Miembros de la Unidad Militar de Emergencias participan este martes en la búsqueda de Marta Calvo en la localidad valenciana de Manuel. En vídeo, la versión del sospechoso. FOTO: EFE | VÍDEO: ATLAS

El equipo de investigadores de la Guardia Civil que trabaja en el esclarecimiento de la muerte de Marta Calvo, de 25 años y desaparecida desde hace casi un mes, tiene previsto conducir este jueves a Jorge Ignacio Palma, el sospechoso del crimen, de 38 años, a la localidad de Manuel —un municipio de unos 2.500 habitantes de Valencia—, donde se perdió la pista a la joven, para la reconstrucción de los hechos. Este miércoles, Palma se personó en el cuartel de la Guardia Civil de la población valenciana de Carcaixent, a 10 kilómetros de Manuel, y confesó que descuartizó el cadáver de la mujer, con la que se había citado a principios del pasado noviembre a través de una página de Internet.

Según han informado a la agencia Efe fuentes conocedoras de la investigación, los especialistas en homicidios de la Guardia Civil desplazados hasta Valencia han tomado la decisión de que el sospechoso, de nacionalidad colombiana, participe en la reconstrucción del crimen tras haberlo interrogado durante más de cinco horas. Se prevé que durante esta mañana el detenido sea trasladado desde la comandancia provincial de Valencia, donde ha permanecido en las últimas horas, a la vivienda que tiene alquilada en Manuel, donde se tiene constancia que estuvo Marta Calvo antes de su desaparición. La policía seguía la pista del detenido desde hacia casi un mes gracias al whatsapp de localización que la víctima envió a su madre a las 5.55 de la madrugada del 7 de noviembre, justo antes de entrar en la casa de Jorge Ignacio Palma. La reconstrucción de los hechos suele ser un trámite habitual antes de que se acuerde el pase a disposición judicial del investigado.

Dos días después de recibir el whatsapp, la madre de Marta Calvo se personó en la vivienda donde el acusado vive de alquiler, en Manuel. Según han contado los vecinos, la madre llegó a hablar con el acusado, que le dijo que no conocía a ninguna Marta. Tras entregarse este miércoles en las dependencias de la Guardia Civil de Carcaixent (Valencia), el sospechoso confesó que había descuartizado el cuerpo de la joven y tirado sus restos en varios contenedores.

Esta confesión motivó que durante unas horas se paralizara este miércoles la planta de tratamiento de residuos de Guadassuar, donde van a parar las basuras de toda la comarca. No obstante, fuentes policiales pidieron cautela en torno a la confesión y advirtieron de que había más líneas de investigación abiertas.

Jorge Ignacio Palma también se vio involucrado el pasado abril en una investigación policial por la muerte de una mujer que ejercía la prostitución en Valencia. Esta ingresó en un hospital después de haber sufrido convulsiones en un piso del centro de la capital valenciana, según fuentes policiales. Palma fue el último cliente de esa mujer con la que, según fuentes policiales, pudo haber consumido cocaína. El ahora detenido no auxilió a la mujer tras su indisposición y por eso fue investigado. La mujer fue ingresada en un hospital y falleció días después. Además, el detenido estuvo preso en Italia por tráfico de drogas, al incautársele en 2008 nueve kilos de cocaína de gran pureza. A su salida de prisión, volvió a España, donde llevaba un alto nivel de vida, conducía coches de alta gama y parte de sus ingresos procedían del tráfico de drogas a pequeña escala, según fuentes consultadas por Efe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *