¿QUÉ ES LA DEUDA?

La deuda de la que hablaremos en este aparatado se refiere a aquella deuda que ha sido  ocasionada por el propio país, de la cual no se les informa a los ciudadanos en ningún momento.

Pedro José Rojas Chirinos, nos indica que dicha deuda se adquiere debido a que el país realiza un préstamo que se lleva a cabo por proyectos que no han sido estudiados de manera debida, es decir, aquellos proyectos que no cumplen con los requisitos de viabilidad social que deberían cumplir, además de aquella viabilidad económica y ecológica necesarias para que una acción o un proyecto luego de terminado comience a generar por si solo ingresos que serán destinados al pago de dicho préstamo.     

En otro sentido, la deuda también ha de aparecer en función de la acción realizada por una empresa o persona las cuales no pueden hacer frente a sus obligaciones financieras y por tanto van directo a la quiebra.  

Y para entender de manera más clara la cuestión, la deuda suele dividirse en deuda activa, que es aquella que marca la presunción del financiamiento sobre la actividad económica presente y la deuda lastre que es utilizada en la financiación de guerras pasadas.

Ahora bien, la deuda de la que hablamos inicialmente y por la que este texto tiene lugar, es la conocida deuda pública que representa el volumen a que suelen ascender los préstamos obtenidos por medio del Tesoro Público de un país, de las entidades económicas, de los bancos, y de las personas particulares, en función del reembolso de sus capitales.

La deuda pública es la que marca el destino del país en función de las acciones que se presenten  a través del Tesoro del Estado, pues, cada gobierno al manejar la administración pública de su país y los fondos que en el mismo se manejan, pueden optar por crear un buen movimiento económico, responsable y estable para la vida de las personas que dentro de él habitan, o por el contrario, dejarse llevar por los derroches de una vida que les proporciona una increíble estabilidad solo dentro del monopolio del poder, pero una profunda miseria en las paredes de la población.

De esta manera, hemos de tener presente que quienes consiguen la deuda pública son los mismos mandatarios, y peor aún, que una deuda pública es aquella que suele afectar a todos por igual y generar decadencia en todos por igual.

Tomando en cuenta esto, es importante saber que la deuda pública resulta ser tan compleja, que tiende a presentar una serie de conjugaciones nombradas de la siguiente manera: deuda consolidada, deuda externa, deuda flotante, deuda directa, indirecta y negociable.   

Las mismas, ofrecen cada una su propia manera de desarrollarse y su propia manera de comprometer al país a través de las malas acciones que se hayan efectuado en sentido monetario.  

Así que, el hablar de deuda es hablar de un gran compromiso adquirido y que de algún modo debe ser pagado y consolidado para que no exista inconveniente alguno, o mejor dicho, para que no exista pérdida alguna ni de capital ni de ninguna otra. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *