Las ONG acusan a la Generalitat de excluirlas de la cumbre por el clima | Sociedad



La Generalitat ha convocado este viernes la primera cumbre de acción climática, una cita a la que ha llamado a empresas, agentes sociales, instituciones y universidades, pero a la que no ha invitado a los movimientos por el clima, que han protestado en la calle. “Celebrar una cumbre por el clima y no invitar a las entidades que hemos puesto la emergencia climática en el centro del debate político es contradictorio y un indicador de la falta de coherencia de la cumbre, creemos que nos quieren silenciar”, ha manifestado Àlex Guillamon en representación de la Red de Movimientos Climáticos, que agrupa a Fridays for Future, Climacció, Rebelión o Extinción o el Movimiento por la Justicia Global.

Sobre la ausencia, fuentes del Gobierno catalán responden que estas plataformas no están inscritas formalmente en el registro de asociaciones y apuntan que, si han primado a las empresas, es porque son quienes deben comprometerse con la lucha contra el cambio climático, un ámbito el que las entidades ya actúan.

La cumbre, que preside Quim Torra, presidente de la Generalitat, se celebra en el Teatre Nacional y llega siete meses después de la declaración de emergencia climática por parte de la Generalitat. Una declaración que se realizó, en vísperas a las elecciones municipales, sin medidas concretas para abordarla y sin asignarle un presupuesto.

Durante estos meses, se han realizado 12 sesiones participativas en las que han participado casi 200 entidades y organizaciones: representantes de ayuntamientos, del puerto y el aeropuerto, del sector de la movilidad, industria, sector primario, la automoción o el sector financiero. Pero no las entidades ecologistas clásicas ni los movimientos por el clima que han tenido más protagonismo en los últimos meses.

De la cumbre de este viernes está previsto que salga un documento de compromisos que serán voluntarios para las empresas u organizaciones que decidan adherirse. “Queremos que sea un acto notarial, habrá un seguimiento respecto a los compromisos para que tenga efecto de mancha de aceite”, explicó esta semana el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet.

El programa de la cumbre se estructura en tres mesas de diálogo: una con las Administraciones locales; otra con Agbar, Seat, el despacho de arquitectos Batlle i Roig, la Universidad Autónoma y el Cercle Financer; y una tercera con Bodegas Torres, Bon Preu, representantes del sector turístico y el puerto de Barcelona.

Los movimientos por el clima que protestan en el exterior del Teatre Nacional han denunciado que la Generalitat les quiere “invisibilizar” y han presentado un documento con 11 exigencias que entienden que son medidas urgentes a tomar. Entre las demandas figura que se paralicen las ampliaciones previstas del puerto y el aeropuerto de Barcelona y de algunas carreteras; la implementación de un peaje de acceso a Barcelona que cueste 10 euros para cualquier vehículo que no traslade a tres o más pasajeros; o que más de la mitad de la energía eléctrica provenga de renovables antes de 2030. Las entidades también exigen que se prohíban los plásticos de un solo uso; que se reduzcan las explotaciones de ganadería intensiva, o promover la pesca de proximidad.

En el arranque de la cumbre, la teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha recordado que la ciudad declaró la emergencia climática el pasado miércoles y ha “echado en falta” la presencia de entidades en la sala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *